Carpeta Amarilla

Black Panther: El Rey León 2018

Febrero 27, 2018 por

¡Hola, Carpetitas! Estoy de vuelta por acá para hablarles, de nuevo, sobre la pantalla grande. En esta oportunidad, no vengo a escribir sobre un clásico, ni mucho menos. Hoy se trata de Black Panther, el último blockbuster de Marvel. Para empezar, todo este post tiene spoilers, ¡malvados y sensuales spoilers! Ojo, no solamente sobre Black Panther, sino también sobre el Rey León, pero estamos en el 2018. No pretendo disculparme por hacer spoilers sobre una película que estrenó hace 22 años.

El rey muere, y un tipo malo toma el trono. El legítimo heredero regresa heroicamente a derrotar al usurpador. Las guerreras pelean por el verdadero rey. El rey bueno vence al malo. El rey bueno intenta ayudar al malo, pero este decide morir. ¿La película? ¡El Rey León! O Black Panther, ¡da igual!

Vamos al punto, Black Panther es una película de superhéroes, y no es la mejor en eso. Black Panther es una película más del universo cinematográfico de Marvel. No importa cuánto los críticos la quieran vender como una crítica social, como una rendición a la cultura africana o como un homenaje a las minorías. Ésta es una película basada en un comic, una historieta de 1977. No, no es nada nuevo tener un superhéroe de ascendencia africana.

Vamos con lo bueno, siempre hay cosas buenas en estas producciones de Marvel. Visualmente, es una obra de arte. Nada que criticar a la conceptualización de Wakanda; la forma en la que se mezclan la naturaleza y la tecnología proveniente del Vibranium deja poco o nada que desear. La banda sonora es genial, también, aunque por momentos te pone a la expectativa de si el siguiente tema será “Hakuna Matata” o “Circle of Life”. Sí, así de similar es, de a ratos, con el Rey León.

Otro punto imposible de criticar de la película es Michael B. Jordan, interpretando a Scar, digo, a N’Jadaka/Killmonger. No solo su actuación fue impecable, sino que hizo mucho más fácil identificarse con el villano que con el aburrido santurrón de T’Challa. Killmonger se robó todas las escenas en las que participó, y, al final, admito que esperaba que lo impensable sucediera y el villano ganara. Algo así como nos pasó a —casi— todos con el final de Civil War.

Las leonas (Dora Milaje, en esta adaptación), también tuvieron un buen desempeño, en especial su líder Okoye. Se robaron el show en los combates junto con Nala (Nakia). La película también hizo un buen trabajo en volver a Shuri un personaje cool, fresco y entretenido, a pesar de ser la rata de laboratorio de esta entrega de Marvel.

Bueno, mención importante acá, Martin Freeman estuvo muy bien en su rol del agente de la CIA, Everett Ross, gracioso como siempre. Pero no esperen ver mucha aclamación por el buen desempeño de un actor caucásico en este film. Y sí, por si no lo he dicho ya bastante, Black Panther es demasiado similar a el Rey León, y que tenga lugar en África no lo ayuda en nada. La trama es bastante predecible y, para ser una película de superhéroes, hizo falta acción, y mucha.

Miren estas escenas, ¡díganme que no soy solo yo!

Pero vamos a dejar de hablar de las similitudes entre ambas entregas; una película no es mala porque se parezca a otra, una película no es mala, siquiera, porque los efectos de sonido o de video sean de baja calidad. Lo que hace realmente mala a una película —y Black Panther es una mala película— es la historia. Verán, T’Chaka mató a N’Jobu (su hermano y padre de Killmonger) para salvar a Zuri (el Rafiki de esta entrega). Por supuesto, N’Jobu era un villano y ayudó a Ulysses Klaue (ya saben, el villano blanco de la película, ¡obvio que tenía que haber un villano blanco!) a robar el Vibranium de Wakanda.

Killmonger, que para la época no era Killmonger, sino simplemente un niño llamado Erik, sabía de Wakanda. Su padre, príncipe de esta tierra prometida, le había contado todo sobre ella. Acá se complica la historia. En la película te dicen que “para guardar el secreto de Wakanda” tuvieron que abandonar a Erik, pero, si Erik sabía de Wakanda, ¿qué sentido tiene abandonarlo? Si algo sabemos es que los guionistas, de lógica, no se van a morir.

Ahora pongámonos en el papel de un fan del universo cinematográfico de Marvel, ¿qué aporta Black Panther al universo, a los Avengers? Todos estábamos a la espera de que apareciera la 6ta Gema del Infinito, pero no. Ya teníamos un superhéroe millonario en Tony Stark, ya teníamos vibranium en el escudo del Capitán America, ya teníamos a alguien furtivo, sigiloso, en Black Widow.

¿Entonces? Ah, claro, no había uno afrodescendiente, ¡my bad!

Me voy despidiendo, no sin antes hablar del mensaje final, innecesariamente político. Honestamente, podía terminar la película perfectamente sin esa escena, pero bueno, tenían que arruinar el final también. Una imágen dice más que mil palabras…

¿Ya viste Black Panther? No, no te la recomiendo. Pero, si ya gastaste tu dinero, dime, ¿qué opinas? ¿Disney se ahorró hacer el Rey León en HD?

Comentarios:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *