Carpeta Amarilla
Canciones perturbadoras para escribir

3 canciones perturbadoras que me inspiran a escribir

Octubre 3, 2017 por

Inspiración, ¡ah, inspiración! Cruel eres, pues llegas cuando menos te busco y te vas tan pronto te necesito.

Todos aquellos que disfrutamos de crear —ya sea a través de la palabra, la imagen o el sonido— hemos pasado por allí al menos una vez en la vida: por alguna razón, hay momentos en que las ideas simplemente no fluyen, y eso es frustrante. Muy. Frus. Tran. Te. Ya en una ocasión les hablé de algunos de los trucos —consejos, recomendaciones, tips— que más me funcionan a la hora de comenzar a escribir un cuento o novela: les comenté de los beneficios de cambiar de ambiente, mirar a tu alrededor, anotar cosas, consumir historias… pero olvidé una de las más importantes. JEJE. Rodete de tambores, por favor…

Rodete de tambores para Carpeta Amarilla

Escuchar música para inspirarse a escribir

Bien, ya sé, no estoy descubriendo ningún planeta ni constelación nueva… ya sé, todo el mundo lo hace… ¡Ya sé! ¡No es para nada original! Pero no podía dejar pasar semejante recomendación por debajo de la mesa de lo tácito sólo por no lucir demasiado cliché. Y más aún porque ésta es, definitivamente, mi arma más poderosa. Siempre que quiero escribir de algo, dejo que las ideas fluyan a través de mis oídos. 

Y pues, como ya estamos en Octubre, el mes que más me divierte —pero no mi favorito— del año, ¿qué mejor que ponerse sangrientos y escribir historias perturbadoras y horrorosas? Uhm, delicioso. Aquí entre nosotros, en una de esas confidencias que lanzo (muy) a menudo por acá (por chismosa), las historias de horror y suspenso son de las que más me gusta leer y escribir.

Canciones para escribir terror

Un paseo por el lado perturbador de mi Playlist

En fin, a lo que vinimos, a llorar de terror. Aquí les dejo mi preciada lista, mis adorados bebés, esas 3 canciones que no faltan cuando quiero escribir terror.

1. “Revolution 9”, de The Beatles

Esta puede llegar a ser una sorpresa para quienes conocen mis gustos musicales, pues soy una abiertamente declarada “non-fan” de la popularísima banda británica que puso de moda los cortes de cabello tipo honguito en los 60’s. Ah, y de los más influyentes en la historia de la música, además.

Sin embargo, si bien he decir que no soporto canciones como “Yellow Submarine” o “Strawberry Fields Forever”, hay otras tantas que vaya que disfruto. Una de ellas es, precisamente, “Revolution 9”. Me encontré con ella hace unos cinco años, cuando me dije a mi misma: “Bien, a todo el mundo le gustan estos tipos. Déjame averiguar porqué”, y me compré el Deluxe White Album. Sí, señores, lo compré. Invertí dinero en comprar CDs en un país donde todo lo piratean. Para que no digan que no me esfuerzo en hacer las cosas.

Tras media hora de escucharlo, decidí que nunca más, en la vida, escucharía una canción de The Beatles. Pero, como la vida es así y le encanta demostrarme que me equivoco, un día de esos en que estaba escribiendo… algo, Revolution 9 llegó a mí a través de la reproducción aleatoria de iTunes.

Esos efectos de sonido, los ruidos de interferencia radial, gemidos perturbadores… dejé todo lo que estaba haciendo y me puse a escribir un cuento. Nunca lo terminé, pero de la experiencia me quedó una nueva joya para el Playlist de terror. Ahora, cada vez que quiero escribir acerca de algo tenso, la escucho.

2. “Marry me”, de Emilie Autumn

Si alguno de ustedes tuvo una etapa dark entre el 2000 y el 2005, seguro conoce esta canción. Yo la descubrí hace unos dos años y medio —quizá tres—, gracias a una gran amiga —de mis mejores amigas hoy en día— que conocí en la universidad. Para aquellos días, que hoy lucen tan lejanos que me siento vieja recordando, ella tenía un iPod Shuffle lleno de música rara y mainstream a la vez. Podías estar escuchando alguna canción de Demi Lovato y luego, de repente, así, de lo más abrupto, sonaba un tema de alguna banda de rock alternativa que sólo una pequeña porción de la población humana conoce.

En uno de esos ratos entre clases que nos tocaba soportar en primer semestre, ella me prestó el Shuffle. Normalmente no le pongo atención a las canciones cuando no las conozco —las oigo y ya—, pero ésta en particular llamó mi atención. ¿La razón? El piano. Los primeros acordes al ritmo de un vals tan rígido que es casi medieval me hicieron caer de lleno en la canción. Entonces, Emilie comenzó a cantar y fue perfecto.

No les haré spoilers de nada, los invito a disfrutar tanto la melodía como la letra. Lo que sí les diré es que, aunque no me gusta hacerme publicidad a mí misma —por dios, claro que sí—, esta canción me hizo escribir uno de los cuentos más perturbadores, raros y que más me gustan: “Casémonos al estilo de Emilie Autumn”

3. Dark Wood Circus

Todo el mundo tiene placeres culposos, y el mío es el de no superar viejas etapas. Verán, hace unos cuantos años yo solía ser muy, muy, MUUY otaku. Otaku en serio. De los que participan en juegos de rol y fingen ser su personaje favorito. Hice cosas muy oscuras en aquellos días, cosas que tal vez un día les cuente. O tal vez no. No sé. Hay algunas de las que no me arrepiento.

Eeeen fin, el punto es que durante esa etapa fui una fan entregada de VOCALOID. Para los que no sepan de qué se trata, es una especie de sintetizador de voz artificial. A través de él, podías hacer que un programa cantara en japonés lo que sea que tú escribieras. En realidad, incluso si no sabías hablar japonés, jugar con él era muuuy divertido. VOCALOID tenía todo un staff de personajes, cada uno con una imagen y personalidad diferente, como una especie de súper coro mixto, donde cada uno era solista y parte del grupo a la vez.

A medida que el programa se popularizó en Japón y en todo el mundo, los temas de VOCALOID —que en realidad eran hechos por fans— se hicieron cada vez más sofisticadas… y variadas, incluso en el mal sentido de la palabra. Surgieron toda clase de canciones y arcos —varias piezas que ilustran una especie de historia— con temáticas oscuras y sangrientas. Y… aunque ésta no está ni cerca de ser la más perturbadora, es la canción de VOCALOID que más me inspira a escribir dentro del género del terror.

Y tú, ¿tienes alguna canción que te inspire a crear?

En este espacio se vale todo: rock, punk, metal, ¡y hasta joropo! Allá abajo hay una muy bonita caja de comentarios donde puedes compartir tus más sádicas, extrañas y oscuras perversiones… o simplemente las canciones que te ayudan a tener ideas cuando quieres explotar todo tu potencial creativo.

Recuerda que puedes suscribirte al blog dejando tu correo electrónico en la primera de las cajitas que están del lado derecho. Sí, justo antes de la cita dramática de Cortazar que tanto me gusta. Con eso, recibirás notificaciones en tu correo cada vez que haya una nueva entrada. También puedes seguirnos en todas nuestras redes sociales, donde hay contenido nuevo y fresquecito todos —o al menos casi todos— los días.

¡Nos vemos (leemos) en el próximo post!

Comentarios:


  • Yo si soy fanático de los Beatles. El disco que compraste (White Album) es uno de mis favoritos, pero siempre me salto esa canción y por lo que he leído, muchos fans hacen lo mismo, por ello llama mucho la atención que te haya servido como inspiración. Cabe destacar sin embargo que escuchando la canción con el video, como que se empieza a notar algo interesante en ella.

    La segunda canción es muy bella; ese vals tocado en clavicordio queda perfectamente ambientado con los arreglos del violín y un estilo vocal dramático y dulce a la vez. Provoca volverla a escuchar.

    De la tercera no tengo mucho que decir. Quizás debo estudiarla con más detenimiento.

    • Las tres son joyitas para mí. De esas canciones que, sin ser necesariamente mis favoritas, tienen un extraño pero entrañable lugar en mi corazón. ¡Muchas gracias por leer y comentar! Espero seguir compartiendo opiniones contigo en el futuro. ¡Saludos!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *