Carpeta Amarilla
Cómo comenzar a escribir una novela

Escribir una novela: la idea

Septiembre 26, 2017 por

¿Cómo están, carpetitas? Ya tenemos dos semanas publicando un día martes, y esperamos que ésto continúe por un buen rato. A partir de ahora, como ya decidí ser seria y consecuente —como por quinta vez—, haré un compromiso a pecho descubierto con ustedes: #MartesDePost.

Ahora, a lo que vinimos. Como les mencioné a principios del mes, estoy trabajando en algo. Pues… todavía no voy a hablarles de eso. JEJE. Pero, sí les contaré de otro proyecto que tengo en marcha, éste desde hace mucho más tiempo que el otro. Ya se harán una idea de que será, por el título del post.

Pues, sí. Estoy escribiendo una novela. Desde hace mucho, mucho, muchísimo tiempo… pero no es sino hasta hace unos dos meses que me comprometí conmigo misma a terminarla. Y como soy súper chismosa, les iré contando todo el proceso. Comencemos por lo básico: cómo encontrar la idea adecuada para escribir tu novela.

Por lo general, todo aquel que disfruta de las historias, en algún momento de su vida se ve impulsado a crearlas por sí mismo. Y para hacerlo, todo comienza con esa primera semilla, esa primera inquietud: la idea.

Anótalo todo

Por más que nos esforcemos, las mejores ideas nunca llegan cuando estamos sentados frente al computador. Esto se debe a que, sin importar que tan alejada de la realidad o de ficción sea tu idea, muchas veces éstas vienen de lo que está a tu alrededor. No hay nada menos inspirador que una página que te reprocha el hecho de que no estés escribiendo.

¡A cazar esas ideas! Van a llegar cuando menos te lo esperes: mientras caminas al trabajo o la universidad, mientras vas en el bus, mientras duermes, mientras comes, te duchas, vas al baño… así que hay que estar preparado para ello. Siempre recomiendo tener a la mano una forma de tomar notas: un cuaderno pequeño, un bloc, una app para memos en el celular. Eso sí, ¡no enloquezcas! Si bien las ideas llegan de forma inesperada y debes correr a anotarlas, no es buena idea de que lo hagas desorganizadamente.

Asegúrate de tener un sólo cuaderno, una sola app, un sólo drive. O por el contrario, si quieres tener varios, identifícalos bien. Si escribes tus notas en un lugar específico, no te verás en la penosa situación de escribir tus ideas en una servilleta o una bolsa de papel, arriesgándote a perderlas. Además, siempre sabrás exactamente a donde ir a la hora de consultarlas.

Síndrome compulsivo generador de ideas

Existen muchos tipos de escritores: desde los que planean hasta el más mínimo detalle hasta aquellos que simplemente dejan que la historia fluya y se vaya escribiendo sola. Yo diría que, en mi caso personal, tengo de ambos. Suelo hacer listas y esquemas de lo que quiero y, una vez que me siento preparada, empiezo a escribir, aunque no siempre llego a donde había planificado.

No importa cómo hagas las cosas, al final todo converge en lo mismo: necesitas una idea inicial para escribir tu novela. En este momento, es de lo más normal que te vengan miles de ideas candidatas a la cabeza, pero no sepas por cual decidirte. ¡Sorpresa! No tienes que descartar ninguna idea, puedes usar todas —o al menos la mayoría— si sabes como unificarlas.

Combina tus ideas

Imaginemos por un segundo que, en un día de esos en que estás súper creativo, te vinieron ideas a la cabeza para escribir tres novelas distintas… pero ninguna de ellas está del todo planteada. De una sólo se te ocurrió el universo en el que se desarrolla; de la otra, los personajes; y de la tercera, una situación concreta. ¿Qué hacer en ese caso? Incorpora las tres ideas en una misma historia.

Eso sí, sigue las siguientes reglas:

  1. Sé coherente. No puedes mezclar gladiadores medievales con extraterrestres… o al menos, sí vas a hacerlo, tiene que tener sentido.
  2. No lo fuerces demasiado. Hay cosas que no funcionan juntas, sin importar cuanto te gusten. Debes aprender a identificar cuándo es mejor renunciar a una idea, antes de crear algo que no tenga sentido.

Algunas recomendaciones para escribir tu novela

1. Documéntate

¿Quieres escribir una novela de moticiclistas? Bien, no puedes empezar si no sabes diferenciar una bicicleta de una Harley Davidson. Muchas veces —más seguido de lo que imaginas—, los escritores suelen subestimar a sus lectores. No se preparan ni investigan antes de comenzar a escribir, y simplemente parten del poco conocimiento de calle que tienen de algo. Esto es un TERRIBLE ERROR. 

Si tus lectores se interesaron en tu libro, lo más probable es que sepan del tema central sobre el cual gira tu trama. Si escribes de vampiros, seguramente quienes te lean ya conocerán de ellos, ya sea porque les atraen o porque han leído muchos otros libros. No querrás cometer el error de mandar a tus personajes a un día de playa, y que tu vampiro sea un excelente surfista.

Un libro mal documentado, lejos de ser entretenido, te hace parecer estúpido. Si hay algo que debes evitar, es eso. No querrás romper el pacto de ficción con tu lector mucho antes de que comiences a contar tu historia.

2. Pide opiniones

Todo escritor siempre tiene uno o dos confidentes, cómplices a los que suelen contarle sus historias mucho antes de siquiera comenzar a escribirlas. Si tienes a alguien así, siempre es bueno que le cuentes tu idea y escuches atentamente sus comentarios e inquietudes. Muchas veces, cegados por el orgullo y la emoción de comenzar una historia que nos encanta, nos es difícil ver los problemas que tiene la historia que queremos escribir.

Eso sí, recuerda que el escritor eres tú, no los lectores. Al único que debes tratar de complacer con lo que escribes es a ti mismo. Si hay algo que sientes de todo corazón que debes escribir, escríbelo. Ya encontrarás a alguien que lo disfrute. No te dejes llevar por lo que es popular o le gusta a los demás.

3. Inspírate

Nunca encontrarás buenas ideas encerrado en casa, viendo la pantalla vacía de tu ordenador. No importa que tan lejos de la realidad esté tu historia, las mejores novelas de ficción están basadas en momentos y personajes que existen. Para saber sobre qué escribir en tu novela basta con darte un paseo por los lugares más interesantes y bonitos que conozcas.

Lleva tu cámara y toma fotos de todo lo que te inspire. También considera llevar un grabador o una cámara de video, para registrar momentos o ideas fugaces. Y tu libreta, nunca olvides llevar tu libreta de notas.

4. Trabaja duro

El oficio del escritor se hace, naturalmente, escribiendo. Mucho. MUCHO. CADA. VEZ. QUE. PUEDAS. Éste es un consejo en el que coinciden todos los grandes de la literatura, desde Stephen King hasta Raine Miller. A medida que te conozcas más como escritor, serás capaz de lograr cosas nuevas y mejores.

Además, escribir es divertido. Si quieres ser escritor, estarás de acuerdo conmigo en esto: nunca sabes de lo que eres capaz de escribir hasta que, de una forma u otra, lo escribes. No hay nada más asombroso que sorprenderse a uno mismo con el crecimiento propio.

Esto no es una guía definitiva

Cada quien tiene sus formas de crear, y esta es tan sólo la mía. A medida que vaya avanzando en mi proyecto, les iré contando más y más cosas acerca del proceso creativo de cómo escribir una novela. Si les gustó esta publicación, ¡emociónense! Pues esto se convertirá en una especie de serie.

Recuerda que puedes suscribirte al blog dejando tu correo electrónico en la primera de las cajitas que están del lado derecho. Sí, justo antes de la cita dramática de Cortazar que tanto me gusta. Con eso, recibirás notificaciones en tu correo cada vez que haya una nueva entrada. También puedes seguirnos en todas nuestras redes sociales, donde hay contenido nuevo y fresquecito todos —o al menos casi todos— los días.

¡Nos vemos (leemos) en el próximo post!

Comentarios:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *