Carpeta Amarilla
El invierno llegó a Carpeta Amarilla

Winter is here (después de 6 temporadas)

Agosto 27, 2017 por

Nuestro divertido viaje de #AgostoDePelícula está por terminar, ¿y qué mejor forma de prepararnos para decir adiós que con un esperado final de temporada? Pues sí, lo hice. Finalmente, tras años de presión social, el invierno llegó para mí. Me preparé baldes y baldes de cotufas —no pregunten cuantas bolsas de maíz y botellas de aceita murieron en el camino— y vi la súper aclamada, famosa y —debo admitirlo— muy cool serie de HBO “Game of Thrones”.

INCISO: no saben lo mucho que me costó aceptar que “Thrones” lleva una “h” intercalada. Es como si mi cerebro no acabara de aceptarlo.

Tengo que admitirlo, ya no me siento la misma rebelde de antes. Siento que cedí ante las malvadas fuerzas de la industria cultural, además de que yo también quería formar parte de los debates abiertos de Game of Thrones que se celebraban cada tanto en la uni. Estoy estudiando Comunicación Social, después de todo: me gusta opinar acerca de las cosas. Todas. Las. Cosas.

¿Por qué me tardé tanto en verla?

Voy a ser del todo sincera en este punto… no tengo idea. En parte, quizá tiene mucho que ver con que no me gusta hacer lo que la gente me diga que haga. No me gusta ver lo que todo el mundo normalmente ve, y eso, básicamente, se llama malcriada rebeldía.

No tienen idea de lo muuuuucho que todo el mundo me ha recomendado —incitado, obligado, amenazado— ver Game of Thrones, y más ahora que se acercaba el final de la serie. Tanta presión, tanta emoción con el mismo temita todo el tiempo —entre mis amigos, entre mis primos, entre mis compañeros de clase— hizo que desarrollara una cierta repulsión por la serie. Y no tiene nada que ver con querer ser diferente o cool, simplemente me cansó que siempre se hablara de lo mismo.

Sumado a eso, nunca he sido fan de las historias medievales y la fantasía pura y dura. Sé que muchos me odiarán un poco por esto, pero tengo casi seis meses tratando de terminar de leer “El hobbit”, de Tolkien y, aunque lo he disfrutado a mi manera, ha sido a pasos de tortuga bebé con tres patas. Despacito. Porque siento que, de una forma u otra, después de un rato, el género me agobia.

Pero, a pesar de una cosa o la otra, lo hice: asumí el reto de más de sesenta horas de serie… y me alegra saber que, después de cuatro intentos, finalmente lo logré. Verán, mi historia con juego de tronos comenzó hace más de tres años, cuando comenzaron a emitir la primera temporada de Game of Thrones en Cinemax. Ya varias personas me habían comentado lo buena —extraordinaria, FABULOSA— que era, y supuse que los buenos comentarios seguramente tenían un motivo: era algo que valía la pena ver.

Así que comencé mi viaje por las tragedias de Winterfield, aquellos días en que Ned conservaba su cabeza sobre los hombros, Sansa sólo pensaba en vestidos y Arya jugaba a ser caballero. La primera vez que la vi, la disfruté bastante. Sin embargo, mientras esperaba que pasaran la segunda, tuve que ver los mismos capítulos una y otra y otra vez… y desarrollé una especie de aversión por sobre-exposición. Así que me rendí, me cansé de esperar, y cuando Cinemax comenzó a emitir la segunda temporada de Game of Thrones, la abandoné negligentemente.

Y esa fui yo durante los años siguientes: “Sí, vale, ya la descargué. Sólo que no he tenido tiempo de sentarme a verla”… hasta que hace un mes aproximadamente, mi novio me dio el ultimátum: si quieres ver el final de la serie conmigo, vas a tener que saber al menos de qué trata. Ah, ¡las cosas que uno hace por amor! Me tragué la serie con un embudo. Y heme aquí, casi 4 semanas después, esperando, como todo el mundo, el capítulo final de la última temporada de Game of Thrones.

Mi impresión general de Game of Thrones

Como mencioné anteriormente, la fantasía medieval no es lo mío. No cuajo mucho con esa clase de historias, por alguna razón que aún estoy tratando de descubrir. Esa fue una de las principales razones por las cuales no me uní al fenómeno “Game of Thrones” desde el principio.

Esa primera decisión trajo consigo otras muchas consecuencias: primero, no viví la serie como lo hizo la mayoría. No disfruté las sorpresas como debí, no viví la angustia de la muerte de Jon Snow, tantos spoilers accidentados en el camino le quitaron parte del factor #WTF que hizo triunfar a la serie.

Sin embargo, pese a que ya sabía casi la mitad de las cosas que iban a suceder, el resto de las temporadas —la primera fue como recaer en una pesadilla donde vives el mismo día una y otra vez— las viví intensamente, y más de una vez me vi a mí misma gritándole al televisor cual viejita con su telenovela o admirando la belleza de una producción que iguala al cine de Hollywood.

No sólo cuenta con un equipo de producción muy hábil y un cast excelente, sino que, además, la historia —me parece a mí, que no he leído los libros— está muy bien construida: todo pasa por una razón.

Los personajes no aparecen sólo para desaparecer después de algunos capítulos. Todos y cada uno forman una parte importante de la trama, y sólo salen del juego cuando mueren o su participación es superada dentro de la historia. Y aún así, eso no significa que no volverás a verlos.

Además, si eres de los que analiza más allá de los hechos que se muestran en la serie, verás que hay mucho de política y conflictos del mundo moderno representados. Nada de eso es accidental. Debemos recordar que George R. R. Martin, autor de “Canción de hielo y fuego”, nombre que recibe la saga de libros donde nace “Game of Thrones”, nunca ha sido reservado con sus posturas políticas.

Las teorías más locas de Game of Thrones

Se acerca el capítulo final de la penúltima temporada de esta famosa historia, y las teorías de los fans —tan disparatadas y rebuscadas como siempre— están a pedir de boca. A veces es mejor —o más divertido— jugar a adivinar antes que esperar el final, así que más de uno, basándose en lo relatado en las novelas, lo analizado en la serie y, cómo no, en conjeturas cargadas de una creatividad monstruosa y una minuciosidad un tanto exagerada, han llegado a las conclusiones más alocadas.

Hasta ahora, una de las teorías de las Game of Thrones que más me convence es aquella que convierte a Bran en nada más y nada menos que El Rey de la Noche. Si aún no han escuchado nada de ella, acá abajo les dejo un video increíble que la explica.

Pero pasar toda la tarde viendo esta clase de conclusiones locas, como es de esperarse, acabó dejándome con más dudas que respuestas. Así que, antes de seguir enterrándome en la confusión, decidí cerrar las 23 ventanas de mi buscador que estaban abiertas en páginas web, foros y videos de Youtube y me resigné a la espera.

Y se siguen filtrando los capítulos

¿Cuántos de ustedes recuerdan ese primer incidente con Game of Thrones y las filtraciones de información? Si eres fan de la serie, seguramente habrás sido uno de los que, tentados por la curiosidad —pero acechados por la duda—, leyó aquel post de Reddit que filtró información con respecto a los capítulos de la séptima temporada de Game of Thrones, por allá en el octubre del 2016.

En ese entonces, ni por asomo, los fans imaginaban lo que estaba por suceder en agosto del año siguiente. Desde hacía meses, existían rumores de que HBO había sido hackeada. No se hizo esperar demasiado la declaración del grupo “Mr. Smith”, quienes se auto-proclamaron culpables del crimen y exigieron a la cadena multimillonaria 6,5 millones de dólares en Bitcoins como rescate de aproximadamente 1,5 terabytes de información de carácter TOP SECRET. Aseguraron que, dentro de los archivos robados, estaban los capítulos de la penúltima temporada de Game of Thrones… y de no cumplirse sus condiciones inapelables, filtrarían los capítulos.

Pese a los intentos iniciales de HBO de negociar, renunciaron a la diplomacia y emprendieron acciones legales contra el grupo de hackers. Sin embargo, has de saber… nunca debes hacer enojar a un pirata informático. Ya cuando HBO parecía sentirse seguro, comenzó la pesadilla. El día sábado antes de su estreno en televisión internacional, se filtró el cuarto capítulo de Game of Thrones a diversas páginas y foros de descarga, quienes ofrecieron el capítulo a sus seguidores con casi 36 horas de adelanto… y eso fue tan sólo el comienzo.

A la semana siguiente, se filtró el guion completo del quinto capítulo de la serie. Sin embargo, hasta ese momento, ninguna de las acciones de Mr. Smith había desestabilizado a HBO como lo sucedido en la semana del estreno del capítulo número 6, filtrado con casi 4 días de antelación. La tentación fue demasiada para los fans. Muchos se refugiaron en la curiosidad por encima de la fidelidad, y vieron emocionados el capítulo número 6 vía internet, haciendo caer por primera vez de forma drástica el rating de la emisión del domingo, 20 de agosto.

Muchos se han estado preguntando toda la semana si Mr. Smith pretende cumplir su amenaza de frustrar el final de temporada de Game of Thrones. Ayer, sábado 25 de agosto, filtraron información de relevancia con respecto al final de la temporada, pero ninguna imagen o video formó parte de ello. ¿Será que este grupo finalmente está rindiéndose… o se habrá llegado a un acuerdo con HBO? Lo cierto es que, pese al escándalo, los voceros de HBO han tenido la cabeza gacha. Desde la última filtración del capítulo 6, se mantuvieron en el más defensivo silencio.

Por los momentos, esa riña parece no tener un final cercano. El grupo de piratas informáticos ya manifestaron que, de no atender a su amenaza, filtrarían más información confidencial de la cadena, además de capítulos de estreno de otras series importantes, como la segunda temporada de West World.

¿Quién se quedará con el trono de hierro?

En este punto, hay demasiadas opiniones encontradas, incluso en una misma persona. Hay quienes apuestan por Cersei, la malvada reina psicópata y loca. Otros, un poco más optimistas, tienen toda su confianza en la victoria de la Madre de los Dragones, de la mano de su marido de estreno, Jon Snow.

Lo cierto es que, por el momento, es muy difícil saberlo. Para mí, en todo caso, tiene mucho sentido que esta historia termine con un rotundo y cruel Game Over. Es decir, la victoria inminente de los White Walkers por encima de la humanidad. Así, volveríamos a ese período del largo invierno donde todo comenzó.

Y ustedes, ¿qué piensan?

¿Disfrutaron la serie tanto como —o mucho más que— yo? ¿Se imaginan un ocupante diferente para el trono de hierro? Allá abajo hay una cajita de comentarios de lo más linda, donde puedes compartir tu opinión, teorías o información importante con respecto a la serie.

No se olviden de seguirnos en todas las redes sociales, y darle like a nuestra página en Facebook. No sólo utilizamos esa vía para difundir nuestras publicaciones, sino que además encontrarás mucha información interesante y juegos divertidos, ¡no te la pierdas!

Comentarios:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *