Carpeta Amarilla

Un clásico: El Señor de los Anillos

Agosto 20, 2017 por

¡Hola, Carpetitas! ¿Carpetoamarillos?, ¿Carillos?, ¿Amaritos?, ¿No?, ¿Ninguna? Bueno, deberían buscarse un nombre cool como grupo de lectores. Yo soy: David, sí, ese. ¡Un placer conocerlos! Hoy estoy acá de invitado, haciendo un par de cosas que nunca, o casi nunca, hago: escribir para alguien más, y en español. Paciencia, carpetitas, ¡paciencia! (Sí, he decidido unilateralmente que se han de llamar carpetitas).

Es un honor y una gran responsabilidad escribir sobre el Señor de los Anillos. Me confieso a mí mismo un fan de las historias en Tierra Media, y les cuento, de entrada, que Tolkien es mi escritor favorito.

Pero, basta de libros, ¡vinimos a por las películas! La Trilogía de Peter Jackson es toda una obra de arte en sí misma, bastante fiel a los libros, logró acumular un descomunal total de 17 Premios Oscar de 30 nominaciones. El Retorno del Rey, en particular, con 11 de 13 nominaciones, es una de las películas que más dinero ha recaudado en la historia del cine. Empatada con, nada menos que, Titanic y Ben-Hur como las películas que ganaron más premios de la Academia.

Dato: la trilogía acumuló un total de 475 premios internacionales, ¡más nada!

¿Saben cuántas películas de fantasía han ganado un Oscar por Mejor Película? Vamos, la respuesta es fácil: 1. El Retorno del Rey. Motivo suficiente para mandar a cualquiera a pasar un domingo de Netflix y palomitas de maíz disfrutando de las aventuras de Frodo y la Comunidad del Anillo, en su misión de destruir El Anillo Único del Señor Oscuro Sauron. Es más, los invito a ver las versiones extendidas de las mismas, que ya de por sí son bastante largas, les aseguro que valen la pena.

Líneas épicas que originaron incontables memes, diálogos sumamente profundos —para una historia de Elfos y Orcos y Enanos y Hobbits y árboles que caminan tantas otras criaturas—, acción —mucha acción—, romance, política, amistad. Realmente es una obra que tiene de todo, recomendada para los que nunca la han visto, para los que tienen tiempo sin verla y para los que la vemos bastante seguido y seguimos enamorados de estas películas que ya tienen 15 años por ahí. Si te gusta la fantasía, e incluso si no, dale una oportunidad a esta saga, no te decepcionará.

Les propongo un reto, vean las últimas escenas de El Retorno del Rey sin llorar, vean la trilogía sin sentir pena por el pobre Sméagol, sin admirar el coraje de Frodo, sin reír con el bromance de Gimli y Legolas, sin sentirse inspirados por Aragorn. Les prometo que se perderán y se sentirán parte de la historia. ¿Qué más se puede pedir de una gran película?

Ah, y ya que están en eso, disfruten de El Hobbit también, aunque las películas son muy alejadas de el libro, les servirán de historia previa a El Señor de los Anillos, al menos. Eso sí, el libro si les pido que lo lean, a mi todavía se me dificulta creer que todo lo escribió la misma persona.

Me despido, ¡hasta una próxima vez!

Disfruten Agosto de Película, disfruten la magia del cine. ¡Hasta pronto, carpetitas!

Comentarios:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *