Carpeta Amarilla
Una crítica de cine a La la land

Crítica: ¿Por qué “La la land” es tan importante para mi?

Agosto 4, 2017 por

¿Están tan emocionados como yo? ¿Sí? ¿No? No se preocupen, los perdono. Después de todo, finaaalmente está aquí. FINALMENTE. No tienen idea cuánto tiempo he esperado por esto. Un momento, ¿no tienen idea de lo que hablo? Para los que recién se incorporan a la comunidad o que casualmente se encontraron con este post gracias a Google porque al fin decidió ser dulce conmigo y sacarme del oscuro abismo de las últimas páginas de su índex ¡bienvenidos a #AgostoDePelicula!

Debo confesarles, de entrada, que lo que están por leer justo ahora… no tiene nada que ver con lo que se suponía que publicaría hoy. ¿La razón? Soy extremadamente caprichosa, y tuve una muy buena idea de último minuto.

¿Por qué no comenzar este súper viaje cinematográfico con esa crítica que nunca hice a una de las películas que cambió mi vida?

Les juro que no estoy siendo melodramática… oh, bueno, tal vez un poquito. Pero en este caso, especialmente en este caso, eso está bien. Así que, sí, dedicaré mi primer post de “Agosto de Película” a lo que Hector Portillo, conductor y dueño del canal de Youtube Caja de Películas, llamó “una oda al amor por el cine”. Y vaya que amor es lo que sobra en esta entrega de Damien Chazelle.

¿Una crítica, más de 6 meses después?

Ya sé lo que deben estar pensando: “Valentina, lo hiciste de nuevo”. Y en parte, tengo que admitir que es cierto. Quise hablar desde hace mucho de lo que esta película significó para mí, pero no contaba con el espacio o el valor, sobre todo el valor para exponerme de esta manera.

Pero, ¿por qué vale la pena hacer una crítica de La la land, cuando la película ya se estrenó hace casi medio año en Venezuela? Hablemos de sentimientos. El día que vi esta película por primera vez porque a partir de allí puede que la haya visto unas 12 veces más, algunas veces sola y otras, acompañada algo sucedió. Algo importante, al menos para mí.

¿Les ha pasado que cuando están muy emocionados, tiemblan? A mí, sí. Ese día una persona muy especial me invitó al cine, y yo, como sentía que era el momento de descubrir si existía o no una posibilidad de algo más intenso que una muy buena amistad, decidí ir. Mente abierta. Veamos qué sucede. Allí comenzó la hermosa historia de amor protagonizada por mí ¿quién lo diría? y un muchachito bien simpático, llamado David Lyon.

Así es, La la land fue la película que me hizo descubrir el amor por primera vez. Ajá, búrlense, que sé bien lo cursi que se oye eso.

Si no la has visto todavía La la land…

Deberías comenzar por hacerte un bien y salir corriendo a verla. No importa si te parece que Emma Stone es gorda y fea ¿qué está mal contigo?— u odias los musicales. Si a estas alturas aun no has tenido la dicha —o desdicha, depende de cómo lo veas— de tararear “City of stars” con lágrimas en los ojos, es momento de hacerlo… a menos que quieras terminar el 2017 sintiéndote incompleto.

¿Te gustó lo que viste? ¿Tu corazón late, totalmente fuera de control? De nada. Puedes dejar la lectura hasta acá, por ahora, e ir a descargar la película.

Más allá de lo que vemos en la pantalla

Comencemos por hablar de uno de esos personajes principales que ni por accidente salió en alguna de las escenas de esta película: Damien Chazelle. ¿Te suena? Este joven de apenas 32 años de edad fue el encargado de darle vida al encantador y mágico mundo de Mia y Sebastian: el director de La la land.

Damien Chazelle es uno de esos jóvenes que cuando decide hacerla, la hace en grande. En enero de este año, la versión de habla hispana del New York Times lo describió como un profesional que “lleva puesto el traje de sus influencias, pero lo usa con ligereza”. Su trabajo en películas anteriores, como “Whiplash”, ya lo habían puesto en el ojo de los amantes del cine.

Sin embargo, fue el éxito de La la land lo que acabó por demostrar que su fantástico trabajo no es cosa de suerte. Hoy en día goza del prestigio de ser uno de los directores jóvenes más nominados y premiados por la academia, y tiene unos rizos castaños de lo más adorables. Lo siento, mantener la seriedad por tantas líneas no es lo mío.

Cómo no ser seria haciendo una crítica a La la land

El trabajo de Chazelle, de la mano de un excelente equipo de producción, logró combinar el arte de los colores, la música, la actuación y el baile para darle vida a un pequeño universo donde, al menos por un par de horas, las barreras del tiempo fueron irrelevantes.

Escenas tan clásicas y ochentosas, adaptadas a la tecnología y el ritmo de vida del siglo XXI, le permitieron a Mia y Sebastian, los protagonistas de esta súper romántica —pero para nada feliz— historia de amor. A lo largo de la película, vemos como Ryan Gosling y Emma Stone viven un romance donde nada es de gratis. Todo sucede por una razón, de manera completamente armónica.

¿Y si cantamos una canción?

Contrario a lo que podría pensar la mayoría de los fanáticos —o haters, sobre todo ellos— de los musicales, La la land no es una película en la que el mundo se detiene para que los personajes canten. Lo maravilloso de esta historia es, precisamente, cómo las canciones permiten que la historia sea contada. No son un aderezo ni un plus, sino una genuina parte de la película que no podemos obviar para construir los hechos que le dan sentido amor/dolor que contiene la vida de un soñador. 

La dirección de fotografía

¡Qué colores! ¡Qué escenas! ¡Qué cuadros! Cada vez que la cámara enfocaba una cosa, por más insignificante que esta pudiese parecer, había una inmensa cantidad de trabajo detrás de todo eso. Basta con ver el poster de promoción de la La la land: un cielo morado con estrellas, que hace perfecto contraste con el vestido amarillo de Emma Stone, pero que no se ve demasiado chillón al lado de la camisa blanca de Ryan Gosling. Cada color, cada escenario, cada vestuario… todo está combinado de forma perfecta para hacer una verdadera obra de arte.

Actuaciones principales

Siendo honesta, yo ya iba predispuesta a que Mía y Sebastian me iban a encantar. Yo soy así. Tras ver otras películas, como “Crazy stupid love” “Ganster Squad”, quedé enamorada de la forma en que Emma Stone y Ryan Gosling interactúan frente a la cámara. Toda esa comedia, toda esa química… ¡wow! Sin embargo, algo muy distinto —y muy especial, en realidad— nos regalaron en La la land: su actuación parecía una mirada profunda al interior de sus corazones.

Yo no sé si alguno de ellos haya pasado alguna vez por los miedos de los personajes que interpretaban, pero cuando todo se siente tan real… no sé, algo de eso debe tener. A través de una actuación llena de sutilezas, lograron encarnar sentimientos hermosos y auténticos. Además, ¡Ryan aprendió a tocar piano para la película! No sólo está terriblemente divino, sino que AHORA TOCA PIANO.

Yo me caso con Ryan Gosling

La la land: una tierra para los soñadores 

Más allá de actuaciones, directores o producción, este fue el aspecto que conquistó mi corazón y que siento que ningún premio le da el valor que merece: La la land es un refugio, un impulso y un castigo para los soñadores. Ciertamente te invita a seguir tus sueños, a aspirar a lo más alto, a no tenerle miedo al fracaso… pero hay que ser muy ciego para no ver el trasfondo cruel que oculta el final de esta película.

Una vez que Mía y Sebs se separan definitivamente, hay un momento en que el hilo de la realidad se corta. Es como si todo lo malo que les sucedió volviera a pasar, pero esta vez, diferente. Muestran como hubiese sido una realidad en que la ambición de llegar alto, cada uno por su lado, no lo separa… sino que los une.

El amor en La la land

Hay un público que se pone de pie tras la primera función de la obra de Mía. Hay escenas de baile a lo Hollywood, hay una familia feliz, hay un bar de Jazz en el que están ellos dos, y no un triste hombre solitario que toca el piano entre tanto éxito. ¿Saben? Es un poco cruel, pero su mensaje es bastante claro: el éxito requiere una cuota de sacrificio TREMENDA, y es cuestión de que cada quien escoja lo que quiere.

Te muestran ese mundo donde todo es amor y felicidad, y lo hacen de forma tan hollywoodesca que tú te das cuenta de inmediato que todo aquello es una fantasía. Te das cuenta de que todo lo que ellos aspiraban, así de feliz como lo querían, era una fantasía.

Pero aquí seguimos, nosotros, los soñadores, siendo como la tía de Mía que vivía en París. Gozando de la felicidad y la libertad auténtica por tan siquiera un momento, para luego decir que todo el dolor que vino después valió la pena. Para decir que lo haría de nuevo, que no cambiaría nada.

Es gracioso, porque esa canción en verdad me golpeó en la cara. Hay veces que, aún hoy, cuando me siendo muy desanimada, la escucho. ¿Por qué? Hay momentos en que sientes que vas por el camino equivocado, y que no vale la pena soñar tanto si en esa misma proporción te va a doler. Entonces, escucho esa frase: “ella lo haría de nuevo” y pienso que, bueno, yo también lo haría.

Yo no sólo quiero algo bueno para mi vida, para mi carrera, para mi romance. Yo quiero algo genial, y que eso me lleve a donde me tenga que llevar.

Mucha gente critica fuertemente a La la land… 

…pero yo no puedo. Sé que Sensacine le dio apenas 3 estrellas, sé que muchos dicen estar hartos de que la gente la infle, que no merece toda la atención ni los premios que se le dio… pero yo estoy enamorada: de los colores, de la banda sonora, de las actuaciones, de la historia, del mensaje. De todo, y eso es algo que nadie va a poder quitarme. Así que, sí, yo le doy sus 5 clips. Y espero que alguna vez vuelva al cine una película como esta, que me cambie la vida de la forma que La la land lo hizo.

5 clips de crítica

 

Comentarios:


  • Comparto casi todos tus argumentos. No me pareció LA película, pero el mensaje que deja es… ¡brutal!

    Me gustó toda la publicación. Keep ‘em coming!

    • ¡Esperemos que en el futuro el cine nos regale más películas así!
      Muchas gracias por el apoyo, seguiremos trayendo más contenido como este. Te invito a leer nuestras próximas publicaciones de #AgostoDePelícula

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *