Carpeta Amarilla
Spiderman Homecoming en 4DX

“Spider-man: Homecoming” en 4DX

Julio 9, 2017 por

ESTA RESEÑA ES LIBRE DE SPOILER, LO PROMETO

Me gusta ver películas, y sin son buenas, mucho mejor. Me gusta ir al cine. Comer cotufas y probar la fortaleza de mi vejiga con galones de refresco en una sala fría. Eso es todo. No soy ninguna experta en cine, pero… siempre he pensado que una mirada inocente en el mar de críticas especializadas de nariz respingada y meñique levantado nunca está de más.

Así que, como yo también tengo un blog y me gusta opinar de las cosas, aquí voy con esta reseña especial de mi experiencia cinematográfica de Spiderman: Homecoming en nada más y nada menos que 4DX.

Pero, antes…

Muchos de ustedes se preguntarán porqué hago énfasis en el 4DX. Verán, siempre he creído que la experiencia del cine no es algo aislado. Muchas veces, el entorno o situación emocional en la que te encuentras arruina o hace que una película realmente valga la pena. Allí mi fascinación por el 4DX. Ya sé que es algo caro —muy caro, ridículamente costoso—, pero hay películas para las cuales vale la pena semejante inversión.

Ahora, la pregunta del millón es: ¿vale la pena ir a ver esta nueva entrega de nuestro adolescente héroe arácnido mientras tu silla se sacude como un muñeco de trapo en una licuadora? Quédense hasta el final de esta reseña —o sáltense todo hasta el último punto de este post, despreciando todo el esfuerzo y cariño que le puse a todo lo demás… malucos— para averiguarlo.

El Trailer

La primera vez que vi el trailer de Spider-man: Homecoming, tengo que admitirlo, ¡me emocioné! En realidad, de todo el grupete de películas de superhéroes, y aquí meto en la misma bolsa a Marvel, DC y hasta BIG HERO 6, Spider-man siempre ha sido uno de esos personajes que, si bien no puedo llamar “mi favorito” —dudo que yo tenga algo como eso—, me agrada. Toda la idea del nerd trepa-muros conquistador de pelirojas siempre me ha gustado.

Y allí estábamos, él y yo, encontrándonos una vez más… fue hermoso. Desde el lanzamiento del primer trailer, me dio la impresión de que esta sería una película sumamente fresca, divertida y… bueno, por supuesto, muy adolescente. Muy… MUY adolescente. Allí comenzaron mis dudas. Me lo tomé con calma y decidí esperar pacientemente como el resto de los demás hasta el día del estreno.

La película

Primeras impresiones

Como les venía diciendo en el punto anterior: muy, MUY adolescente. Vamos, con la fórmula completa: una chica linda, un tipo odioso (Flash) y un mejor amigo gordito, ¡no podía ser de otra forma! Y debo admitir que, aunque a veces el mundo adolescente me resulta patoso y surrealista, este en particular lo disfruté. Ajá, lo juro. Si bien cada quien se construía a partir de su estereotipo de personaje adolescente americano, ninguno me pareció especialmente idiota. Excepto Flash, él siempre ha sido y siempre será un idiota.

Además, la película contó con ese delicioso humor tan propio de las películas de Marvel que, incluso en las partes menos interesantes, la hizo lo suficientemente divertida como para no disipar tu atención. Y sí, bueno, las explosiones y escenas de acción ayudaron bastante. A grandes rasgos, me pareció bastante fresca y natural, sin acciones forzadas o poco coherentes, y con los chistes de lo más agradables y “tan Ironman 1, 2 y 3”. Eso sí, de temas mucho más juveniles a los que estamos acostumbrados a ver en otras entregas de los Avengers.

Ser adolescente y tener súperpoderes

Por alguna razón, pareciera que la lógica de la ciencia ficción siempre empuja a los niños de 17 años —en el caso de este adorable Peter Parker, apenas 15— a ser los héroes de todo el universo, a turnarse el suiche entre conquistar chicas y evitar la completa aniquilación de la raza humana y del mundo moderno como lo conocemos. En el caso de Spider-man: Homecoming las cosas suceden un poco diferente.

En esta entrega, Peter lucha por demostrarle a nuestro queridísimo Tony Stark que está listo para unirse definitivamente a los Avengers, sólo para al final darse cuenta que no hay mejor gloria que la que se obtiene de una victoria local. Después de todo, “alguien tiene que proteger a los débiles del barrio”. Además, se demuestra que la verdadera madurez muchas veces está en admitir que hay cosas que son mucho más grandes que nosotros, y que la mejor decisión es admitir: “Aún no estoy listo”.

Además, es genial ver cómo —finalmente— un héroe juvenil se siente tan cómodo con sus súperpoderes, y no los ve como su trágico primer periodo mestrual del primer año de bachillerato. El caos lo generan los villanos y su deseo de grandeza. Por lo menos en ese aspecto, debo decir que se mantuvieron bastante alejados del estereotipo. Y eso siempre, SIEMPRE, es un acierto.

Está bien hecha

Como la gran mayoría de las películas de Marvel, está bien hecha. Excelentes efectos especiales, buena dirección de fotografía, colores vivos, banda sonora adecuada y un cast muy bien logrado. En este punto en particular, no tengo mucho que decir. Quedé satisfecha con todo. Desde cosas tan simples como el vestuario hasta los artefactos de tecnología extraterrestre hechos a computadora, hubo una especial atención a los detalles.

Lo que más me impresionó de la película fue, sin duda, el jet reflectante de Tony, su para nada ostentoso y sencillo camioncito de la mudanza.

Sorpresas de Cast

Tom Holland hizo un muy buen trabajo dándole vida a esta versión más joven e inexperta de Spider-man. Aun cuando en muchas de las reseñas que leí para hacer la mía propia no tenían muy buenas opiniones de él —¿sobre actuado? ¿dónde?—, yo lo disfruté muchísimo. A pesar de derrochar la inocencia de un chico de 15 años —cuando tiene la misma edad que yo—, supo manejar muy bien escenas más intensas de la película, sin salirse de su personaje. Y bueno, ¿qué puedo decir? Me pareció cuchi, y ya por ahí ganó una buena cantidad de puntos conmigo.

Pero no todo puede ser bueno, por supuesto, y en este tema en especial tengo algunas cosas que decir. Empecemos por la “chica linda” de la que se enamora nuestro adorable Peter, Liz. Esta señorita, interpretada por Laura Harris, fue una de las más grandes decepciones de la película. En ningún momento la sentí particularmente especial. Como diría mi abuela: “Cualquier cosa”. Si bien lucía muy guapa, no terminó de convencerme como el interés romántico del protagonista… hasta el punto de que me valía madres si quedaban juntos o no.

Otro de esos personajes que, ugh, no… fue Michelle, interpretado por Zendeya. Nada personal con las actrices salidas de Disney, peeeero… haya sido su actuación o el personaje, me parece que no funcionó. Incluso hasta el punto de verse forzado. FORZADA. Como si la colocaran ahí de vez en cuando sólo para que hiciera un chiste, como para hacerle un favor a ella. Sí, bueno… fue un «NO» rotundo para mí.

Pero, por otro lado, hubo dos sorpresitas de cast que no puedo dejar de mencionar.

1. Ned, interpretado por Jacob Batalon

¡Vaya que me gustó este personaje! The Guy On The Chair me pareció uno de los aciertos más grandes tanto en construcción de personaje como en selección de cast. Cada vez que este chico aparecía en escena, yo me reía como una desquiciada. Y ya saben cómo me mata alguien que me hace reír.

2. Tía May, interpretada por Marisa Tomei

Para hablar de ella, creo que no hay mejor definición que la de Cinexceso:

Ciertamente es una MILF, pero, ¡vamos! (El personaje) Tiene tan sólo 50 años. Hablamos de la Tía May, ¡no de la Abuela May!

No podría estar más de acuerdo con esto. Por primera vez, nos encontramos con una Tía May que, lejos de ser una ancianita de sueter tejido, luce un cuerpo que cualquier mujer de 21 años —como yo— envidiaría. La participación de Marisa Tomei le dio un toque original a la relación entre Peter y ella. Si bien unos cuantos, de ese mismo grupo de personas que se cortan las venas con galletas de soda cuando las películas no son exactamente iguales a los libros, se quejaron de este giro, ¡yo lo disfruté como no tienen idea!

Con respecto al cómic

Yo no soy especialmente seguidora de las historias de superhéroes. Veo las películas, he visto una que otra animada incluso, pero jamás en mi vida he leído un cómic. Lo he intentado, y no se me da. Sin embargo, como siento que este tema es algo que no puede omitirse cuando se evalúan esta clase de películas, decidí hacer algo de investigación bloguerística al respecto.

Previo al estreno de Spider-man: Homecoming, muchos fans de las películas de superhéroes comenzaron a construir sus teorías y armarse de referencias para tratar de predecir más acerca de la trama de la película, y los cientos de videos de Youtube al respecto no se hicieron esperar. Según Rafatos, activo gamer y videoblogger de la comunidad, los productores tomaron referencias de varios cómics de Spider-man para costruir no sólo la trama, sino además escenas completas de la película. Si les interesa, aquí se los dejo:

Sin embargo, en esta entrega del héroe arácnido se tomaron algunas libertades a la hora de caracterizar incluso a Peter Parker. En este aspecto, Cinexceso señala la omisión del «sentido arácnido» de Spider-man, que le avisa del peligro a su alrededor. Asume que podría tratarse de una decisión consciente, para poder darle mayor participación a Karen, la computadora del traje que Tony hizo para Peter.

Yo sólo diré una cosa: renunciaría a lo que sea por no tener que desechar a Karen, pues fue una de las cosas más divertidas de toda la película. En conclusión, si bien las licencias creativas permitieron adaptar a Spider-man al universo de los Avengers, la esencia de este joven superhéroe se mantiene intacta.

La experiencia en 4DX, ¿vale la pena?

Já, lo sé. Lo hice de nuevo. Los puse a leer hasta el final para responderles una de las preguntas clave de este post. A ver, hablemos de costos: ciertamente comprar una entrada 4DX —y eso sin hablar de los costos en comida y bebida. Si yo fuera tú, almorzaría en casa— es bastante caro, pero en el caso especial de Spider-man: Homecoming… yo pienso que vale completamente la pena.

Las escenas aéreas y de acción se hacen mucho más impactantes y reales, permitiéndote disfrutar de ellas a un nivel completamente distinto. No es de esas películas en las que puede que la silla se sacuda unas dos o tres veces, ¡no! Puede que quieras ir a descansar tras salir de la sala de cine, pues sentirás que peleaste codo a codo con Peter Parker… y te llevaste una buena parte de los golpes. ASOMBROSO.

Mi veredicto

Por todo lo que es y no es, y en parte influenciada por la experiencia 4DX y mi propia ignorancia en temas de superhéroes, yo le doy 4 clips. 4 de 5. Casi 5, pero no. Hubo muchas decisiones que pudieron haberse tomado y que no se tomaron, y no puedo perdonar cosas como la participación de Michelle y Flash en la película. Esas cosas estaban de más, y no me dejaron disfrutar la película en todo su esplendor.

¡Hasta aquí llegamos por hoy!

Gracias por leer este post, y sí te gustó —te gustó, ¿verdad? Lo disfrutaste, lo amaste— no olvides compartir en tus redes sociales. Eso me ayudaría muchísimo para seguir creciendo y trayendo material así. También puedes revisar las demás entradas de este sitio, hay suficiente para pasar un buen rato. O dos. O tres.

¡Nos vemos en la próxima entrada!

Comentarios:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *