Carpeta Amarilla

Resiliencia (No hubo nada del Día del Padre)

Junio 19, 2017 por

Resiliencia. Nombre femenino. En psicología, capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido, un accidente, etc. Resiliencia es adaptarse a los problemas. Resiliencia es entender que hay cosas que no puedes cambiar, y aprender a que te valga mierda. Resiliencia es una estúpida palabra que aprendí por estar haciendo ensayos y firmarlos con nombres de otros. Resiliencia es, además, eso que hoy me hizo sentir la persona más fría del mundo.

Como sabrán, hoy no publiqué nada del Día del Padre. Es más, hoy no pensaba publicar absolutamente nada de esto. No pensaba publicar absolutamente nada de nada. Hoy, desde el fondo de mi corazón, no quería nada. Hacer nada. Ver nada. Comer nada, y miren que para que yo no quiera comer nada… algo tiene que estar mal conmigo.

Hace seis semanas, estaba entusiasmada. Quien lleva algo de tiempo leyendo lo que publico en Carpeta Amarilla, sabe que la muerte de mi papá me pegó muchísimo. Era mi héroe, la persona que más admiraba y respetaba. Mi compañero. Mi lugar seguro. Y cuando se fue, sentí como si me hubiese quedado sin nada. ¿Alguna vez se han sentido así? Es horrible, un peso horroroso que se te monta en los hombros y te hace el ser más inútil del mundo porque no quieres hacer nada productivo nunca. Sin embargo, mientras superaba el duelo, escribí muchas cosas bonitas acerca de mi papá. Una carta, varios cuentos, ¡incluso varios poemas que nunca publiqué!

Entonces, pensé: “¡Aja! Llegó el momento. Ese Día del Padre en el que he superado mi dolor, y finalmente puedo escribir algo muy bonito. Más que bonito. Especial. Enternecedor. Brillante. Feliz”.

Y esto fue lo que pasó. Me alejé de un teclado hasta la media noche, porque en el fondo sabía que no quería estar feliz. No quería sentir que celebraba. No quiero celebrar. Extraño a mi papá. Lo extraño como ninguno de ustedes tiene idea. Aunque no piense todos los días en él, aunque no le ande pidiendo protección ni consejo, aunque a veces tan sólo olvido que pasó lo que pasó. A veces sólo quisiera que me mandara uno de esos mensajes de “Buenos días” o de “Feliz inicio de semana” o de “Mira, hija. Tomé estas fotos de la Caracola” que antes me fastidiaba tanto leer o responder. Quiero esas cosas de vuelta, y quiero sentir que mi vida vuelve a ser tan perfecta como solía serlo.

Y eso es todo.

Capaz sólo estoy sentimental por mi período.

¿Te gustó esta publicación?

Puedes conocerme un poco más y leer más de mi material haciendo click aquí

Woho

Comentarios:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *